10.1.16

Necesito Que Me Recuerdes Qué Utilidad Tiene

aguanté, aguanté todo lo que pude, puse huevo y descubrí muy a mi pesar que puedo estar sin fumar, puedo estar sin tomar y hasta me manejo mal que mal sin Netflix pero no puedo estar sin escribir. 
eso sí, puedo estar sin editar, y por Dios bendito y el karaí octubre que quisiera que este mi cuaderno, con sus tachones (no tan grave) y su irreproductibilidad técnica (gravísimo) fuera negocio en sí mismo igual que todos los otros sobre los que escribo furiosamente. esto es, que me bastaran para que el mundo me considere Escritor, gremio que hasta donde puedo ver es una especie de YPF ServiClub Premium con minitas, algún que otro billete y malbec de vernissage. en lo que a mí respecta, viéndolo por el lado social del asunto, cada uno de ustedes (siempre hay un “ustedes” en el lado social del asunto) puede ir pasándose mi cuaderno de mano en mano y, si consideraran que me lo merezco, dejar algunas monedas en la gorra. 

pero, ¿eso de escribir con la obsesión de ver todo fotocopiado, atado y enlomado? requiere más lomo del que yo puedo poner, por una decisión personal de no esforzarme en absoluto. 

¿cómo se llamaba ese amigo de Kafka? seguro también se sentía autorizado a tocarle el culo a su mujer…

No hay comentarios:

Publicar un comentario