3.9.15

El tobogán y la Macintosh

At the end of the world 
there will only be liquid advertisement 
and gaseous desire.
(Adam Harper)

A ESTA ALTURA DE MI VIDA

A esta altura de mi vida ya no me puedo imaginar mi vida sin todas esas cosas que me preocupan, me asustan o me estresan.
Un minuto recuerdo que debería ser feliz, y al minuto siguiente recuerdo que todavía tengo que lavar los platos, y no voy a ser totalmente feliz hasta que no lave los platos.
Y así, sucesivamente, con un montón de cosas que parecen estar inconclusas todo el tiempo. El que mucho abarca poco aprieta, dice mi vieja. Mamá: a medida de que pasan los años me doy cuenta de que para, pasar una vida sin preocupaciones, lo mejor es no abarcar un carajo.

NATI ESPERANDO EN LA TERMINAL

A ver si me explico con una pequeña anécdota.
Hoy, viernes a la tarde, miraba a una piba sentada en la terminal de ómnibus esperando el colectivo que la llevaría de vuelta a su pueblo. Ella: cara de póker, pelo lacio bien peinado, jogging y remera cómoda, y un pequeño bolso para dos o tres días.
Al toque me imaginé toda la secuencia.
Nati (ponele que se llame Nati) dejó todo ordenado en su casa, apagó las luces y cerró la puerta con llave, y pateó hasta la terminal para tomar un colectivo y hacer un viaje de fin de semana. No tuve envidia por el viaje (aunque, bueno, ¿a quién no le gusta viajar?). Tuve envidia porque Nati tenía todo resuelto: cerró todo, ordenó todo, apagó todo, se planchó jogging y remera y su única preocupación, si la hubiera, era que el colectivo llegue.

Yo, por el contrario, no tenía nada resuelto. Al mirarla, de pasada, sentí que estaba en el medio de un torbellino. Cuando por fin doy por terminado algo (así sea cocinarme el almuerzo, planear la semana que viene, dar de comer al gato, rendir una materia...), ya se está acercando lo siguiente: un nuevo caos al que le tengo que dedicar toda mi atención para que mi vida no se desmorone.
A veces quisiera que mi vida sea ordenada. Que deje de ser tan volátil, tan gaseosa. Saber que en algún momento algo puede terminar, y me puedo ir a dormir tranquilo.

Naturalmente, no es así. La responsabilidad es esa lucha que mantiene uno mismo para tratar de quedarse parado en el huracán.

ETERNIÑO

Es ahí, cuando ese sentimiento se hace inaguantable, que hago el ejercicio de imaginar cómo sería mi vida sin todo ese quilombo. Supongo que si pudiera volver a la infancia, volvería.
Claro está, que a esta edad uno se imagina a la infancia como una edad sin problemas. No creo que la infancia sea la edad sin problemas. Había problemas, sólo que eran distintos. Por ejemplo, desde los 5 años que tengo pánico a que se burlen de mis orejas. Medio que lo superé ahora, pero cuando era chico era terrible. Hoy diría "qué pavada", pero fue grave en su momento. Como si en diez años me mudara a una choza en una selva de Madagascar y dijera "qué gil, yo hace diez años andaba preocupándome por las expensas".

RISAFURANKU 420



Bueno, pero no siempre se puede volver a la infancia. Y acá la cosa se pone linda, porque cada uno tiene sus métodos para sentirse un niño inocente.
El mío es escuchar el Floral Shoppe.
Floral Shoppe es un disco que salió a finales del 2011, y que no mucho tiempo después se constituyó como uno de los discos fundamentales de la estética vaporwave.

¿Qué es el vaporwave?
Una música "a la vez cálida y extraña, nostálgica y futurista, bizarra y totalmente simple". Una mezcla de electrónica con jazz ambiental, un collage de arte futurista con sonidos del Windows 98.

Me encantaría poder explicar por qué esta música tan rara mueve tantos cables en mí, pero la verdad que no puedo.
Así como algunos tienen que tirarse de un tobogán para rememorar su infancia (cosa cada vez más complicada porque conforme crecemos nuestros culos van haciéndose cada vez más gordos), yo necesito algo que me recuerde lo feliz que era delirando con el Paint cuando todavía no había internet en casa.
Me declaro un enamorado del vaporwave, al que escapo como un niño que se esconde tras las piernas de su vieja cuando se manda una cagada ante terceros; escapo a las piernas del vaporwave cuando el 2015 (los nenes sirios ahogados, las urnas prendidas fuego, las expensas sobre la mesa del living) se me hace inaguantable.
Además de que el vaporwave es un movimiento muy preocupado por la estética, hasta el punto de volverse introvertido y hasta cierto punto exento de ego - con decirte que de Macintosh Plus, la artista que realiza Floral Shoppe, se sabe solamente que su nombre ¿real? es Ramona Andra Xavier, y vive en Estados Unidos. Utilizó al menos diez seudónimos, de los cuales el más oficial es Vektroid. De tan introvertido, algunos dicen que el vaporwave es música para autistas. Quizás sea verdad. A mí me habían diagnosticado autismo cuando era muy pendejo; por suerte era un diagnóstico casero y no pasó a mayores.

UN SERVICIO A LA COMUNIDAD

El vaporwave es un viaje de ida, y como tal, uno lo camina bajo su propio riesgo. Pero si de verdad os interesa esta frikiada gigantesca de la que os estoy haciendo partícipes (no sin cierta vergüenza), hay muchos lugares donde uno puede interiorizarse en este mundo que aparentemente no acaba.
El más sencillo es abrirse un tumblr y buscar simplemente "vaporwave", "chillwave", "bitart" o alguna de esas. Al toque va a saltar todo lo que necesitan saborear.
Artistas hay un montón, y gracias a la democratización de la red, se están actualizando constantemente. Mis favoritos, aparte de Macintosh Plus, son Neko Fureku y Blank Banshee. El vaporwave también está en Facebook (una de las pocas razones por las que no lo cierro todavía). Mi favorita: フレッドYOLO, una página absolutamente genial a muchísimos niveles, que te enamora aunque no te guste el vaporwave. Otra, más especialista, es Vaporwave Brazil.
En mi opinión, el vaporwave para pasarse un sábado a la noche solos en una habitación con un escabio rico, convenciéndose a uno mismo de que el mundo exterior no es tan bueno como lo pintan. No es algo que recomiende hacer todos los días, porque sino nadie iría a laburar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario