3.7.15

No es desdeñable que haya gente en el mundo capaz de componer una canción

Cada vez que escucho esta canción me agarra una envidia implacable (y sana, creo, pero la verdad no estoy seguro). Cómo me gustaría haberla escrito yo. Una guitarra y una voz. Dos acordes. A veces creo que componer es una ciencia que requiere cinco años encerrado en una licenciatura con audioperceptiva y todos los chiches y después llega este tipo, que hace una canción hermosa con dos acordes. Algo que proviene del alma, si me preguntás a mí, que soy ingenuo y a todo le doy un aura medio mística. Después pienso que tipos como este no deben estar pensando que están componiendo una canción, que están "haciendo arte", así como vos y yo no pensamos que respiramos. La vida más sencilla posible que se me ocurre es no estar reflexionando todo el tiempo sobre qué hacés.
¿Qué me hubiera gustado? Haber sido yo quien agarró esa imagen que volando por el aire ("me gusta verte en las mañanas") y haberla volcado en esos dos sencillísimos acordes para formar esta canción que, cada vez que la cantara, la sintiera con el alma, reviviendo la imagen que le dio origen - algunos dicen que es eso, de eso se trata, el origen es la idea, nada más que la idea, y el resto es sólo tratamiento artesano. De algo puedo estar más o menos seguro: no hubo dos veces en las que Tanguito la cantó de la misma forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario