5.6.15

Unamuno

Eso de nívola, como bauticé a mi novela -¡tan novela! Niebla, y en ella misma, página 158, lo explico, fue una salida que encontré para mis -¿críticos? Bueno; pase- críticos. Y lo han sabido aprovechar porque ello favorecía su pereza mental. La pereza mental, el no saber juzgar sino conforme a precedentes, es lo más propio de los que se consagran a críticos.
Miguel de Unamuno,
en "Tres novelas ejemplares y un prólogo"


No hay comentarios:

Publicar un comentario