16.5.15

Amélie Nothomb y el arte epistolar

No suelen entusiasmarme las cartas largas. En general suelen ser las menos interesantes. Llevo más de dieciséis años recibiendo tanto correo que, sin querer, he desarrollado una teoría instintiva y experimental sobre el arte epistolar. Ahí, he observado que las mejores cartas nunca superan los dos folios tamaño din A4 por ambas caras (insisto en lo de ambas caras: el amor por los bosques obliga a la opistografía. Los que se niegan a practicarla en nombre de una vieja norma de educación demuestran tener extrañas prioridades). No se trata de nada absurdo: imaginar que tienes más cosas que contar es una falta de respeto y la ausencia de consideración no te hará más interesante.
Amélie Nothomb

No hay comentarios:

Publicar un comentario