1.4.15

La (anti)biblioteca de Umberto Eco

El escritor Umberto Eco pertenece a esa pequeña clase de académicos que son enciclopédicos, perspicaces y no aburridos. Él es el propietario de una gran biblioteca personal (que contiene treinta mil libros), y separa a sus visitantes en dos categorías: aquellos que reaccionan diciendo "¡Wow! Signore professore dottore Eco, ¡qué biblioteca tiene usted! ¿Cuántos de estos libros ha leído?", y los otros -una minoría realmente pequeña-, que entienden que el objetivo de una biblioteca privada no es de ser un accesorio ego-estimulante sino una herramienta de investigación. Los libros leídos son bastante menos valiosos que los que no se leyeron. La biblioteca debería contener tanto de lo que no sabés como tus posibilidades financieras, tus tasas hipotecarias y el actualmente ajustado mercado de bienes raíces te permitan poner allí. Vas a acumular más conocimiento y más libros a medida de que envejezcas, y el creciente número de libros sin leer en los estantes te va a mirar amenazadoramente. En efecto, mientras más sepas, más larga es la fila de los libros sin leer. Llamaremos a esta colección de libros no leídos una antibiblioteca.
Nassim Nicholas Taleb,
"The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario