4.9.15

Jesus of Suburbia (rvtd.)

Es SORPRENDENTE (no hay otra palabra, ni hay mayúsculas más grandes) lo hondo que caló este tema en mí, Jesus of Suburbia, que hasta el día de hoy las palabras de sabiduría venidas de los viejos me parecen un "bueno, está bien", pero lo escucho al tema, en sus nueve minutos de gloria en cinco partes bien diferenciadas, y entre sus líneas que me sé de memoria siempre, siempre viene adosado un chispazo de lucidez. Puede ser porque la letra casi que no cuenta una historia, porque el disco entero cuenta una historia. Capaz la letra cuenta más bien un estado de esa historia: el tipo perdido que quiere huir, y cómo desconfía de todos en perfecto orden: primero la familia ("sitting on my crucifix while the Mom's and Brad's are away"), luego la sociedad ("city of the dead, at the end of another lost highway..."), y luego en sí mismo ("Nobody's perfect and I stand accused, for lack of better word that's my best excuse").

Fue durante mi adolescencia que construí el hábito, que hasta hoy no sé si es bueno o no, de desconfiar si más de tres personas me dicen lo mismo en momentos diferentes. No es que sea un escéptico de bolsillo, que los hay; simplemente, pienso que la verdad no está ahí fuera, y menos en manos de gente que no hace un esfuerzo por encontrarla más de lo que se esfuerza por intentar enunciarla. Escuchando a todos diciendo cosas (que muchas veces se contradicen) uno entra en una confusión que hace que su cabeza empiece a funcionar como una tele sin cable: simplemente no nos lleva a ningún lado.

"Everyone's so full of shit, born & raised by hypocrites...", canta la tercera parte de la canción, la más poderosa - la que hasta hoy sigo pensando que puede ser bandera de la eterna rabia adolescente, pero Billie la escribió a los 37 años: quizás, quizás, quizás estaba motivado por alguna otra cosa. Pero no es momento de pensar en Billie. Si esta letra era tan significativa para mí a los 14 como lo es para los 21, es porque yo mismo cambié, y empecé a ver en ella cosas diferentes. O no. Simplemente, no maduré un carajo. Andá a saber.



Pero bueno. También, dentro de la canción, hay cosas que me hacen ruido. (Y eso es la prueba final de su eficacia).
Quizás tomaría un análisis del disco entero para ver el desenlace de esta historia, suponiendo que se trata de una historia y no de un montón de canciones compuestas bajo la mano vil de la "mercadotecnia" - como dice Sir John Lydon.
Un tiempo intenté, más por título que por convicción, ser un nihilista. Pero conforme fueron avanzando los años, rápida y lentamente a la vez (el paso del tiempo es una cosa que me intriga muchísimo), me di cuenta que cada vez hay menos razones para ser un nihilista en tanto uno salga de su caparazón con cierta frecuencia. Uf, hay millones de caparazones, y nunca vamos a saber realmente si estamos dentro de uno o no: "O Lord, I could be bound in a nutshell and count myself King of the infinit space", cita Borges.

Pero la salida por la anulación no me parece una salida. Ritalin y gaseosa, cocaína, Mary Jane, televisión; en última instancia, un suicidio -fingido o no-, y perder a los amores que te dejan cartas bomba en el living. Todo para un nuevo comienzo (como sugiere la última parte de Homecoming); que no es más que superar este mismo nihilismo.

Charlie tenía una frase que me gustaba muchísimo, y que la recuerdo cada vez que la desesperación empieza a picar como un pulóver de lana: "para todos aquellos que se están volviendo locos pensando qué van a hacer cuando se reciban - el trabajo es un término global en estos días. Mientras estés fuera de tu burbuja, vas a estar bien".

Trabajo y cualquier cosa. Mientras estés fuera de tu burbuja, vas a estar bien.
Drogarse hasta perder el contacto con el mundo es también una forma de estar dentro de una burbuja, así estés en una habitación llena de gente. Desoír a los otros compulsivamente también. 
Desconfiar de los que quieren arrastrarte a una opinión en términos morales, es esquivar a los ídolos que pueden obstaculizarte. Al fin, todo se trata de actuar según la propia convicción, pero actuar, y para eso se requiere experiencia. (American Idiot no habla de eso; probablemente por eso sea un disco deliciosamente adolescente).

No hay comentarios:

Publicar un comentario