28.1.15

Viendo el partido

No se los sueños de los demás,
Todavía existe gente que sueña con el casamiento
Eso lo se.

El amor dice Blajaquis es estar
Más cerca del Borda que de la iglesia.

Amo lo pequeño, lo simple, lo cotidiano
Mi sueño es uno 
No se como.

Pero que un día te pongas
La remera de Newell’s [gritar un gol del Maxi Rodríguez]
Tomar una Heineken, la ocasión lo amerita,
Y ver el partido con el calor de tú cuerpo.

Llevarte en la bici de a dos;
a la plaza cebarte mate.
Leerte un cuento de un tal Julio,
Lo demás es gligloris 
Para mis dos pies cansados.

(Este poema es de Atahualpa. Un día fui a ver una obra de Jorge Villegas, una explosiva diatriba teatral cuya escenografía contaba nada más que con una alfombra blanca de pasarela y una imagen de la Gioconda lista para la revolución. Terminada la obra, Atahualpa en persona leyó uno de sus poemas que me revolvió las tripas; no era éste. Pero le pedí por favor si me podía facilitar algún lugar donde pudiera leer más de sus obras. No me dio ni blog, ni wordpress, ni tumblr, ni nada: me dio su Facebook y cada tanto me pone un me gusta a mí, que no hago poesía ni mucho menos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario