30.12.14

Feliz año nuevo/los problemas vienen de las cosas que te importan un carajo

Este va a ser uno de esos post collage. Hablaría de mi propio caso, pero los otros son un caso más interesante.

1.

Dios sabrá por qué carajo, en un momento de ciega desesperación, se me dio por mandar una solicitud de unirme a un grupo de Facebook que se llama "CALL CENTERS CORDOBA", así con mayúsculas. Sobre todo habida cuenta de lo más valioso que aprendí este año: que la desesperación es tu peor enemigo a la hora de conseguir trabajo. Y también, habida cuenta de la angustia que me llevó hasta el grupo del call: yo mismo veo al call center (según la cristalería mentirosa de mi propia vocación) como la ultimísima de las opciones deseables a la hora de buscar un trabajo estable. Madurar es aceptar que no todo es como te gustaría que fuese; pero ceder al extremo mismo de desear un trabajo que considerás una mierda, sólo porque por el momento no aparece nada mejor, es ya un conformismo chicato e idiota que no puede hacerte más que infeliz.
Sentí chucho cuando leí este comentario, cómo no.
Realmente me cansé de las entrevistas sin ninguna repuesta, ni siquiera un mail donde diga q no les interesa mi perfil o que no es lo q buscan! Plata invertida en curriculum para entregar o tiempo en el ciber para mandarlos. Hace un año y medio quede sin trabajo y solo fueron entrevistas q quedaron en la nada!  
Como si el echo de tener un bebé me impidiera poder cumplir un horario!  
Solo me resta desearles Éxitos a todos los q buscan y son seleccionados y un feliz 2015 para todos uds!!!

En marzo, dejando un uniforme sobre un mostrador limpio y diciendo "no voy a volver, busquen a alguien más", di el primer paso en una iluminación pesada que me tiene rengo y manco. La Chiqui Legrand lo expresó muchísimo mejor que yo. Si uno asume la dignidad de decir que su trabajo le parece una reverenda cagada, o que está hecho para algo mejor, así se confunda a primera vista con soberbia o con lo que sea (una de las tantas pruebas cotidianas de que el juicio de los otros es un pedo en un tifón), ya está un poco más cerca de llegar a eso que desde acá parece tan inalcanzable: ser feliz y poder pagar las cuentas.
Si uno busca lo fácil, está condenado al fracaso. Por partida doble: fracaso si te bochan, porque te más te sentís una cagada; fracaso si te toman, porque te estás encadenando a lo primero que te cruzaste, que muy pocas veces es lo mejor que podés hacer.

Al fin y al cabo (para resarcirme ante ustedes de la cita pobre), el indio ese que hizo huelga decía que la fórmula de la felicidad es ser consecuente con sentimiento, pensamiento y palabra.
___________________________________________________

2. De cómo superar ¿qué cosa?

Después de que su prometido la dejara en el altar, esta novia se tomó la mejor sesión de fotos del mundo
"El momento en el que la primera gota de pintura cayó en mi vestido, fui libre"











Shelby Swink, 23, conoció a su ex-prometido en la facultad en el año 2011 y empezaron a salir en el acto. Los dos estaban felizmente comprometidos en marzo del 2014, planeando una boda para noviembre.

"Metí mi corazón y mi alma en el planeamiento de la boda, porque anhelaba que el dá en el que celebraríamos nuestro amor y nuestro compromiso con el otro sería fabuloso", dijo Swink a BuzzFeed News.

Pero cuando la semana de la boda llegó, su entonces prometido dijo a Swink que no estaba enamorado de ella y que no quería casarse.

"Estaba en completo estado de shock y no tenía idea de qué pensar o hacer. Estaba bloqueada. Los próximos días fueron una nube de llamar invitador y cancelar organizadores."

Así que el fotógrafo de la boda salió una idea para hacer una sesión de "botar el vestido" donde arruinarían su vestido de bodas y se tomarían fotos divertidas y no tradicionales como acto de rebelión.

"Al principio sonaba loco pero después de realmente pensarlo, sabía que era la cosa perfecta para mí", explicó Swink. "Después de todo, era sólo un vestido, un artículo material".

"El primero de noviembre iba a ser un día feliz rodeado de amigos y familia que me amaban", continuó Swink. "Decidí que no iba a dejar que el error de mi ex de dejarme ir me quitara eso".

El vestido de Swink está siendo expuesto en una tienda local en Memphis durante enero. Una parte de cada vestido vendido allí durante la muestra será destinado a una causa no lucrativa llamada Be Free Revolution.

SOURCE

29.12.14

The Blues Accordin' To Lightnin' Hopkins

"El mundo es un valle de lágrimas", dice el cristianismo. Como para compensar a todos los que sufren todos los días con un premio celestial, que hace valer la pena seguir caminando; "la utopía", como dice el (¿gran?) Eduardo Galeano, que tanto critica, además, la idea de que el mundo sea un valle de lágrimas.

23.12.14

El tiempo

1. 


Ella había dicho "la gloria". Eso no tiene nada que ver con la glory, en inglés, ni con la gloire de la que los franceses hablan y escriben. Es algo que se encuentra sólo en el cante jondo y en las saetas. Está en el Greco y en San Juan de la Cruz y, desde luego, en otros. Yo no soy místico; pero negar eso sería ser tan ignorante como negar el teléfono o el movimiento de la tierra alrededor del sol, o la existencia de otros planetas. ¡Qué pocas cosas conocemos de lo que hay que conocer! Me gustaría vivir mucho en lugar de morir hoy, porque he aprendido mucho en estos cuatro días sobre la vida. Creo que he aprendido más que durante toda mi vida. Me gustaría ser viejo y conocer las cosas a fondo. Me pregunto si se sigue aprendiendo o bien si no hay más que cierta cantidad de cosas que cada hombre puede comprender. Yo creía saber muchas cosas de las que, en realidad, no sé nada. Me gustaría tener más tiempo.
-Me has enseñado mucho, guapa -dijo en inglés.
- ¿Qué dices?
-Que he aprendido mucho de ti.
- ¡Qué va! -exclamó-. Tú sí que tienes educación.
Educación, pensó él. Tengo las primeras nociones de una educación. Los rudimentos más ínfimos. Si muero hoy será una pérdida, porque ahora conozco algunas cosas. Me pregunto si las has aprendido hoy porque el poco tiempo que te queda te ha hecho hipersensible. Pero la cantidad de tiempo no existe. Deberías ser lo suficientemente inteligente como para saberlo. He vivido la experiencia de toda una vida desde que llegué a estas montañas. Anselmo es mi amigo más antiguo. Le conozco mejor de lo que conozco a Charles, de lo que conozco a Chub, de lo que conozco a Guy, de lo que conozco a Mike, y los conozco muy bien. Agustín, el malhablado, es hermano mío, y no he tenido nunca otro hermano que él. María es mi verdadero amor y mi mujer. Y no he tenido nunca un verdadero amor. Nunca he tenido una mujer. Ella es también mi hermana, y no he tenido nunca una hermana. Y mi hija, y no tendré nunca una hija. Odio tener que dejar algo tan bello.
Acabó de atarse las alpargatas.
-Encuentro la vida muy interesante -le dijo a María.

(Hemingway, Por quién doblan las campanas)

2.

Paco, que ha pasado la vida viajando y vendiendo, se plantea un futuro muy diferente. Sabe que Madrid no es su sitio, "no me gusta nada, me agobia", y se plantea un retiro en México, su paraíso personal.
-¿Y por qué México?
-Allí es donde de verdad disfruto en Playa del Carmen, con su mar tranquilito. Voy, me alquilo una casa y me dedico a la pesca submarina. Y luego me cocino lo que he pescado y ya está. No quiero más que eso. Ahora pienso mucho en el tiempo, que ya no tengo tanto. Por primera vez creo que tengo que darme prisa y quedarme más tiempo en casa y dedicarme a componer, que es en definitiva lo que va a quedar. Los conciertos se los lleva el aire.

(Paco de Lucía en una entrevista con La Revista)

12.12.14

Tangled up in blue

1.
Estuve ahí media hora dando vueltas como siempre que el objetivo inútil es tramitar una puta fotocopia que no existe. No sólo no había fotocopias. No estaban ni los hippies, ni los metegoles, ni los profesores, ni los conserjes. El pasillo era la cara viva de la decadencia pintada por un Van Gogh ciego: las fotos resecas del Rubio del Pasaje y del Obero Asesinado, a contraluz de un sol que moría en tres tristes tragaluces. Afuera era la misma clase de escenario: ramas rotas de la tormenta de anoche sobre el barro esponjoso del caminito que bajaba entre las lomadas y se perdía, alejándose.

¿Qué hacía yo ahí? Habiendo ya "superado" ese estrés crónico que tienen los que estudian, un día después de dos finales seguidos siendo el mismo día anterior a otros tres finales sin preparar. La pesadilla del que tiene que manejar sus propios tiempos presionado por ser un sabihondo sorete o un profesional honrado. Heme allí succionado inoportunamente por una burocracia inútil, en el más cabal sentido de la palabra: inútiles los malditos dependientes de la fotocopiadora, que quince minutos antes de la hora de cierre ya estaban tomándose una birra en Brujas, con la llave de la imprenta orgullosamente olvidada en el fondo de su bolsillo borracho.
Pasó Teresa, la profe de Latinoamericana. Y con su voz nasal y burlonamente (siendo una de las viejas más inteligentes que conocí en mi vida, la ironía se le perdona y hasta se le exige): "te noto preocupado".
"Sí, no hay una sola fotocopiadora abierta en toda la universidad", le respondí.
Se rió como diciendo: "¿sos pelotudo o ya te olvidaste que diciembre es así, se van todos y curtite?".

2.
Día después de una tormenta de verano arrasadora que llena de goteras el hotel y puebla el lobby desierto y sucio de huellas de niños con ruidos raros que no escuché nunca en ninguna parte. Al fondo de la San Jerónimo suenan tiros y gritos de putas de conventillo; eso, al menos, de lo que uno puede llegar a discernir entre el traqueteo furioso de los truenos de un dios cocainómano. He perdido los controles, pienso, he perdido los estribos; me encantaría irme de acá porque ni acá me siento tranquilo (y eso que estoy dead alone), pero si salgo afuera la cosa es peor: me mojo de pies a cabeza y probablemente me maten. Termina esta noche y otra más y puedo volver a mi sana torre de marfil. Quizás no duerma en tres días pensando en esa materia que estoy queriendo preparar, la primera en un año de cursada trunca y fracasos académicos; pero no hay nada más que desee en el mundo que preparar esa materia, leer tranquilo, sin que peligre mi integridad física, mi bolsillo, mi tiempo, mi vida, mi adaptabilidad o mi inteligencia.

3.
"Tangled up in blue" es un tema de Bob Dylan, que abre su disco Blood on the Tracks. Lo estaba escuchando después de la tormenta, en una travesía inútil a Ciudad Universitaria para la que fui a buscar una pila de seis unidades de apuntes de lingüística y terminé con un volumen de cuentos de John Cheever en mi haber, sólo para decir que no fui totalmente al pedo. Mientras lo escuchaba miraba las flores entre los yuyos altos típicos de esta época del año, que salvo justamente hoy nadie se molesta en cortar por la calor.
Sí, señor, placer gustoso, culposo, egoísta, meloso; placer secreto, de aquellos. No hay nada en el mundo que disfrute más que mirar flores en un yuyo un viernes a las ocho menos cuarto, cuando la vida misma se terminó en la Universidad; por estos días, allá arriba (la puta madre, qué distinto es estar subido a la torre de marfil) no existen ni la prisa ni la caravana. Allá arriba puede encontrarse la misma paz diáfana de la que se componen el mar, la primavera, los panteones, los caballos que corren a campo traviesa porque sí. Al menos, esa espina me genera la breve visita.
¿Y por qué? Porque hace tanto que

4.
"Tangled up in blue", versión en vivo, creo que alrededor de 1976. El tema cuenta una historia en primera persona que en esta versión, con la cara pintada de blanco y el sombrero prolijamente puesto sobre unos hirvientes ojos azules, Bob Dylan cambia con soltura a la tercera.

Es hora de ponerme la diez y hacer una especie de síntesis de todo este día antes de poder continuarlo: este tema me hace amar la literatura como única solución posible. ¿De qué otra forma posible podría explicar su simplicidad cautivadora?
Evidentemente, no es un gran arreglo de cuerdas y bronces lo que me causa chucho (hay tantos otros temas en los que sí, pero en este justamente no). Tampoco es una crudeza visceral y eléctrica de un Lydon pre-degenere neuronal.
Es simplemente el hecho de su historia (diégesis, apurando la ñoñada); el hecho de que, además, Bob Dylan juegue a modificar esa historia con una colorida lista de recursos que Bob Dylan maneja con maestría: asesinar al narrador; cambiar "the axe just fell" por "everything went to hell"...

Aprecio arte, pero escribo de arte solamente si el arte es un verdadero bisturí. Si no, es periodismo forzado.
El tema me hizo sangrar una llaga que todavía no está cerrada; ¿qué estoy haciendo acá (la puta madre, ¿qué carajo es acá?) si no es para amar estas cosas?

Pienso todavía en los yuyos altos de Ciudad Universitaria. Pienso en el calor agobiante que me recibió desde el primer día, bajo un sol de febrero, con pelo largo y escuchando Rancid; ávido de conocimiento como nunca antes, avidez y enamoramiento que duró casi exactamente un año y medio hasta que, de repente, me decidí vagamente a arrojarme desde la torre de marfil al vacío que no está vacío; explorar el zoológico del mundo que te enseña con su método salvaje.

Pero heme aquí en busca del tiempo perdido:

5.


"So now I'm going back again
I got to get her somehow..."

5.12.14

El epitafio de don Miranda

Adiós quiero decir en este día
al peor macho que vi en mi vida
pelo grasiento y aroma a acelga
verlo irse era una belleza
chueco y fofo bajo la luna
con la mano en la entrepierna.

Don Miranda, chorro y chamuyero
soy feliz de verlo afuera;
y aunque sé que en esta ratonera
sobra rata y falta queso
juro que en la vida entera
vi un ratón así de fiero.

Cómo tuvo usted amante,
eso sí que me es sorpresa;
no hay otra mujer como esa
de lo ciega o lo valiente.

Me explico yo no obstante
la larga vida que le espera;
pues sabía decir mi abuela:
yerba mala nunca muere.

The graveyard shift

"Under the red hot moon", cantaba Frederiksen con cenizas de tabaco en la garganta hace mucho tiempo ya. Hoy es un gordo punk de aquellos, como los rezagados, los limados que pueblan la ciudad con callos en los dedos. Me urgió de repente recordar a Frederiksen con ceniza en la garganta, cantando under the red hot moon. Red hot: rojo caliente. Moon: luna. La luna que hierve. Allá arriba.
Así están las cosas en esta esquina de Duarte Quirós y Cañada, de las más lindas que existen, mientras (recién) a las ocho y media pe eme se va haciendo de noche y la luna roja empieza a arder. Estamos en plena asamblea en ronda circular sobre un pasto irregular y reseco, y a pesar de que se están empezando a vislumbrar los temas importantes después del rigor del "cómo va" tejido entre dientes, uno, el rubio, señala con su dedo gringo y fino el cielo: la luna poniéndose sobre el techo vidriado de un edificio sobre Cañada. Lentamente uno a uno, primero indecisos en si ignorar al rubio y ponerse a discutir la orden del día; y después convencidos de que el de al lado mira lo mismo, vemos todos la luna: allá se cierne, alta y caliente, como un carbón encendido sobre un mástil de hormigón. La vemos en silencio, pero ya empezó a arder en su viaje ascendente.
En estos días todo arde. Arde el verano incipiente, arde el recuerdo de la Noche Ardiente que sucedió hace un año; arden los cuerpos, el anticipo de la Navidad, los bolsillos famélicos; hierven con fuerza las cabezas llenas de ideas.
Puede sonar esotérico, pero esto de la luna llena me pone raro. Con ganas de laburar y tratar con gente. Me pone bastante intolerante con el gil que se cruza en frente, cortándote el paso y haciéndote perder tiempo, mirando una vidriera con cara de papamoscas sin iniciativa o agachándose en una vereda de treinta centímetros para atarse los cordones con la esperanza secreta de que te lo empomés con fuerza.
La luna llena me aceita el engranaje y me hace intolerante con las ramitas. A medida de que va menguando, ese engranaje se va apagando lentamente: la luna nueva me encuentra a mí totalmente loco en mi habitación, sin entender al mundo que de repente perdió su claridad, su ebullición iluminada, su red hot moon. La luna.

4.12.14

Frusciante - Running Away into You



STUFF: Depp, Frusciante y las drogas

Stuff es un documental sobre la casa de John Frusciante, guitarrista de los Red Hot Chili Peppers. Fue hecho en 1993 por Johnny Depp y Gibby Haynes, el cantante de los Butthole Surfers. El Dr. Timothy Leary también está presente en el video.
El propósito principal del film es mostrar el caos y la inestabilidad de la vida de Frusciante. Fue puesto al aire una vez en el programa holandés Lola Da Musica, y lanzado en los '90 como un "VHS promocional raro".

Fue la amistad de Frusciante con Johnny Depp la que produjo el tenebroso documental Stuff.
La película de 1993 es una caminata hipnótica alrededor del mundo lleno de caos y drogas en el que vivía Frusciante.
En la época Frusciante sufría una fuerte adicción a la heroína y corría un rumor de que éste era un homenaje de Depp a un artista que estaba a punto de morir.

El film fue grabado en la casa de Frusciante e incorpora también a Timothy Leary. El movimiento constante y libre de la cámara y las canciones experimentales de Frusciante aclimatan el hipnótico ambiente del film.
La edición favorece fundidos sobre cortes, lo que effatiza el efecto de ensueño.
Los sonidos y la música del film crean la base para el ritmo; una aproximación común usada por Chris Marker en La Jetée, Louis Morton en Passer Passer, y Morgan Melville en 20 Feet from Stardom.
En la época, Frusciante pintaba influenciado por Jean-Michel Basquiat, así que sus paredes estaban cubiertas de pinturas, palabras y garabatos.

Como el corto experimental Three Poems, Stuff incluye un poema leído por John Frusciante. Su estilo de fluir de conciencia está fragmentado y quizás indica el estado mental del artista en el momento. Gracias al website no oficial de Frusciante, tenemos la transcripción del poema:

Shadow’s been word
One win a hand
To sell it thru their thick little black wet cloth,
It’s a, it’s a passageway to drive, walk or run thru,
Or the wind and water can carry me.
I expect what didn’t happen just now to just happen
To just hear me up, part of the quan skies wine.
And body betrayals that’s designed by the shadows
Never forward or up or down climb to top
It’s the bottom so there’s no rush,
And you don’t get tired,
Just now, when if you burn the flames that’s around you
Trying to pretend,
Burying it wherever it grooves itself to the rage of life
That balance,
And move like you do cause you do it for them.
I’ve been followed around for so long
Mistakenly killed for being so thin
I can flip inside out
The song of trash that can rise in depression,
…It’s closing
Love
So it grooves
I assume that whenever slides in her own ground spending life
So you flip each day to the night
That holds yourself in position
Folding pain tightly so it knows what it means
For its silent vowels to be all that bleeds
Like you knows the sides
Or what it needs to keep trying
And it didn’t mean to be N-I-A-P
My body is light
Cause the weight of whatever is carrying me thru the weak traps around
That bleed
I’ve stepped anywhere not falling my being my way to be
I’ll never go empty for fex to have thee
Sitting around feels like running
And crowds dangle me from their thighs widening across where life is here
Cause my love is crying
I’ll share the way I’ve lost
Cause I’m a pretend me
And I’m real cause I can hit me softly
And bleed blood I can hear
Cause I’m here now and it’s far from me
Fall back into the ground
Flip dive through its holes
Burying the whole thing, landing is unimportant
As long as I’m giving the things that swirls
Like selling dreams to cannabis
Telling too to jump free.




Info robada y traducida de acá y de allá