27.11.14

El latín hispérico

1.

Adelphus adelpha meter
alle pilus hius tegater
dedronte tonaliter,

Blebomen agialus
nicate dodrantibus
sic mundi vita huius.

"Brother, sister, mother, father,
son, daughter, die together;
we see the shore beaten by the waves,
so is the life of this world." 

2.

Entre los desarrollos más exóticos en la historia del idioma latín está el Geheimsprach* conocido como latín hispérico. Los orígenes, propósitos, y gran parte de los significados de esta extraña lengua son oscuros. Casi todo lo que puede decirse es que su vocabulario derivó del hebreo, del griego, del latín vulgar y de otras fuentes no identificables, y que su influencia fue considerable durante los siglos VI y VII.
Hay algunos restos visibles de su influencia en las letras continentales. Entre ellas, las Epitomae y Epistolae del gramático oscurantista Virgilius Maro de Tolouse, y el impenetrable tercer libro de la Bella Parisicae urbis escrito por el Abón de St. Germain. Pero fue en Irlanda y Bretaña del suroeste donde el lenguaje hispérico, aparentemente, gozó de su más extensa y duradera popularidad.
F. J. E. Raby escribe "que el hispérico fue tomado muy en serio, de eso no hay duda; y que ejerció una fascinación sobre la mente de Aldhelmo y sobre generaciones de escritores irlandeses".
(The American Journal of Philology, vol. 74 no. 4 1953; The meaning of Hisperica Famina)

*Geheimsprach: de Sprach (lenguaje) y Geheim (secreto).



No hay comentarios:

Publicar un comentario