21.10.14

Starry night, city lights

Leo en Facebook una noticia sobre una lluvia de estrellas esta noche (visualizables a partir de las 20.30 horas); celulares que saldrán de Tierra del Fuego programados de fábrica con aplicaciones desarrolladas en Argentina. Esta mañana mataron a un policía en barrio Yofre Norte. Ah, también, Luis Miguel toca mañana en el Orfeo. Y La Voz del Interior proclama en su portada que una de las nuevas formas en la que la nación va a entregar el culo a los buitres es mediante bonos dolarizados. Terrible noticia que no encontró eco en ningún otro diario.
Hoy a la mañana me recorrí la ciudad entre el desayuno y trámites varios; había salido del trabajo, así que no me costó levantarme. Recién me acosté a las 11 de la mañana con un calor del recarajo. Me desperté recién. ¿En qué momento puedo encontrar una pausa?, tiendo a pensar.
A las noches me las paso solo en el hotel tratando de alejarme lo más que puedo del siglo XXI: ayer, por ejemplo, puse en todos los televisores del hall la misma película norteamericana en blanco y negro, y en la radio de la cocina sintonicé la emisora de tangos. Silbando bajito me puse a exprimir jugo. Me concedí un cigarrette break y me senté en el patio interno mirando hacia arriba: el cielo y los seis pisos estaban silenciosos; nadie aprobaba ni desaprobaba mi anacronismo, estaba solo, naufragando.

Creo que la noticia con la que me quedo hoy es la de la lluvia de estrellas. Creo que estoy un poco hastiado de la superinformación, que tan encantadora parece si uno hace zapping. Tantas cosas pechando desde tantos lugares, adelante y atrás, al final te dejan quieto. Uno podría forcejear para salir adelante criticando algunas cosas y alabando otras, pero requiere un esfuerzo lejos de mis brazos: un esfuerzo espiritual, que se hace posible descansando de la sociedad misma.

Patience is a virtue. Uno recuerda el refrán tratando de no romperse la cabeza. Es especialmente doloroso pensar que desde la azotea más alta de la ciudad tampoco vamos a poder ver la lluvia de estrellas; nos la vamos a perder salvo caso de corte general, que provocaría más malestar que otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario