31.10.14

Halloween, 1

El verdadero problema de la esclavitud es, en realidad, estar obligado a enfocar tus energías inexorablemente a una sola cosa. No pasa solamente por una retribución económica pobre, pues a veces siendo escasa puede ser suficiente y a veces siendo enorme puede no alcanzar.
Uno tiene la opción de desvincularse de todo aquello que le ocasiona más desgastes que satisfacciones; cuando esa opción no está, surge la esclavitud.
Y no hay nada peor que vivir sin opciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario