30.9.14

El cambio perpetuo

1.

El profesor se acercó al busto de Homero, como si buscara la sombra favorable del poeta.
— ¿Quién le ha enseñado que un Infierno es el objetivo final? —repuso—. Todo héroe clásico entra en el Infierno y vuelve a salir: el Infierno es una estación pasajera y muy útil, ¿sabe usted? Allí quema el héroe los últimos cartuchos de su indignidad, o las últimas astillas de sus posibles inferiores.
— ¿Con qué objeto? —le dije yo.
—Para retomar su itinerario sin equipajes fastidiosos.

L. Marechal
El banquete de Severo Arcángelo, p. 265

2.

La inmovilidad no es del hombre: su destino es el viaje, la exploración o el buceo. Nacer y morir son dos instantes críticos de una sabrosa movilidad. "Alégrate de cada otro nacimiento y no llores cada otra muerte", así dijo el profeta.

Ibid., p. 266

No hay comentarios:

Publicar un comentario