8.5.14

Cosas que a los 16 tenía y hoy no

  1. La segura proximidad de un viaje pago.
  2. Las ganas de quedarme hasta las 6 de la mañana hablando con alguien.
  3. La sensación de que me empezó a gustar mucho una banda.
  4. La urgencia de aprender a pelear.
  5. La urgencia de aprender a coger.
  6. Las ganas de tener un hermano mayor que te diga qué hacer y cómo.
  7. El peso de la opinión de los demás como instancia autosuperadora.
  8. La vocación clarísima.
  9. Los Buzzcocks.
  10. La convicción de que los pelos en el pecho ya crecerán en algún momento.
  11. Desperate Housewives.
  12. El plagio sin culpa.
  13. Los poemas espontáneos, inspirados en cualquier cosa, desde una roca sucia en la costanera hasta Huckleberry Finn.
  14. El desconocimiento de que hay algo jerarquizante que los adultos llaman "tener calle".
  15. Por lo mismo, la carencia de prejuicios ante eso que llaman "calle".
  16. La necesidad de asistir a un reci rolinga sólo porque hay una probabilidad de que ahí esté el amor de tu vida.
  17. El desconocimiento de que la duración promedio de un "amor de tu vida" es de 9 meses.
  18. En total contradicción con el ítem anterior, la apremiante necesidad de renovar el "amor de tu vida" cada tres semanas.
  19. Absoluto desinterés por la gravedad de una contradicción.
  20. Las bolas de papel envueltas con cinta adhesiva, un lunes 9 am, en un curso de 40 alumnos.
  21. El asco visceral al frizzé.
  22. La poca o nula necesidad de redactar listas como ésta.
  23. El sentimiento de que quedan muchas cosas por aprender, pero que al mismo tiempo queda mucho tiempo y que es mejor invertirlo divirtiéndose.
  24. Un vértigo atroz, bien católico, cuando alguien propone intentar comprar una cerveza.
  25. Los castigos al estilo "una semana sin computadora". Infringirlos.
  26. Cuestionar constantemente la ciudad donde vivía, pero con cariño, porque pensaba que iba a vivir ahí para siempre y que en algún momento tenía que aprender a tolerarla.
  27. Una anti-académica tendencia a no ser siempre claro con las palabras.
  28. Llamar a las novias como las novias de los protagonistas de los libros, con una inocente intención codificadora. Verbigracia: Ayelén = Alejandra Vidal Olmos. Ver ítem 12.
  29. La lasagna.
  30. Desconocimiento absoluto del desconocimiento absoluto de la mecánica automotriz y sus implicancias prácticas en la vida cotidiana.
  31. El pelo, que sigue igual pero hoy está orsai.
  32. Tribus urbanas de las cuales burlarse abiertamente.
  33. Pesimismo general sobre el futuro del país, pero no tan marcado como hoy.
  34. Las vacaciones en Santa Lucía donde por una semana daba de comer a las gallinas y manejaba un Volkswagen Senda modelo '94 (no sé manejar).
  35. Bancar a los Ramones y decir que eran mejor que los Pistols, sólo porque lo había escuchado por ahí.
  36. Un enamoramiento constante, irrefrenable, idílico, rebelde, fiel, impecable y devastador a la ciudad de Santa Fe.
  37. Los seudónimos descartables.
  38. 1,039/Smoothed Out Slappy Hours.
  39. Videojuegos.
  40. Blogs peores que éste.
16 by Green Day on Grooveshark

No hay comentarios:

Publicar un comentario