5.11.13

The Incredible String Band - "October Song"

"When hunger calls my footsteps home..."

Un punto ciego es un lugar donde uno se sienta y ve sin ser visto. Del espía, más que el anhelo, es el objetivo.
Para mí, antes paseante que espía, los puntos ciegos de la ciudad son un pasatiempo inocente. Un domingo a las seis de la tarde, me senté bajo una acacia del parque Sarmiento a terminar un libro.
La tarde es la agonizante más preciosa. El sol pierde su candor entre las hojas y el observador es testigo pero también agente.
Yo miraba al sol sin ser visto. Estrategia. Economía. Discreción.
¿Punto ciego? El parque Sarmiento está lleno de gente los domingos.
Señores: he aquí la gloria de haber encontrado una acacia.

"The fallen leaves that jewel the ground,
they know the art of dying..."

Era un domingo de abril, mes contrario a octubre.
Abril es el mes de mi cumpleaños. Seis meses después, el 22 de octubre me encaja circunstancias harto distintas. El año que despega es en octubre el año que decrece. La mente está puesta en otras cosas; las fantasías de uno sufrieron una severa alteración en los polos.
El libro que leía esa tarde hablaba sobre los mayas, que guerreaban entre ellos por no encontrar la armonía. La armonía para los mayas es la conciliación de los opuestos. Esto es algo que yo siempre tengo presente; acaso más que los mayas: el 12 de octubre, hombres vestidos de hierro los encontraron los unos sometiendo a los otros por diferencias inconciliables.
Mi cabeza divagaba en Tlaxcala. El domingo había dejado de ser un mal chiste. Cuando el libro se terminó con la llegada de los hombres rubios de ojos azules (que habían "llegado del mar") el sol temblaba en las últimas como brasa que hay que atizar. Teníamos una obstinación cansada, el sol y yo. El domingo preparaba su partida, con resignación de fénix desplumado.

"I met a man whose name was Time,
he said 'I must be going', but just how long ago it was
I have no way of knowing..."

The Incredible String Band sacó su debut en el año 1966, un año antes del año que, según dicen, fue el mejor de la historia de la música occidental.
El segundo tema de su disco homónimo se llama "October song". Tiene una de las letras más hermosas que escuché en mi vida.
Sri Sri Ravi Shankar tiene una frase que leí hoy: "la meditación para el alma es como para el cuerpo la comida".
Om. Sílaba sagrada, que se asemeja al sonido del universo. Hesse dice que meditar es como afinar el corazón en el mismo acorde que el cosmos. Sentado bajo la acacia, atizar la brasa para que no se apague. El candor de un banquete que yo como, escondido desde mi rincón. Una larga y oscura sala de comedor iluminada apenas por un candelabro, cuya llama danzante me habían encargado. Punto ciego, porque el ciego no era yo.
Cuando oscureció al fin pensé: "yo también tengo que ir yendo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario