27.10.13

In memoriam L. R. (1942 - 2013)

Hoy falleció Lou Reed, músico líder de la Velvet Underground.
Fue uno de los grandes poetas del siglo XX; se ubicó entre un puñado de hombres y mujeres que, casi al mismo tiempo y sin conocerse entre sí, serán recordados en el futuro con una crudeza de daga helada.

Hoy vemos a la Velvet Underground en el alba de lo que se dio en llamar "rock alternativo". Nace desde lejos y poco a poco, como un trueno en el horizonte: una expresión musical rebelde y joven, la más creativa y la más provocadora que se ha visto en mucho tiempo. Una expresión que nace blandiendo la malévola sospecha de que, cielo o infierno, no hay nada más que la propia tierra.

Su legado es fruto de un cinismo que reencauzó de un golpe la historia del arte, que a partir de Reed sería fértil y destructivo a la vez.
Él arrancó de raíz la fe en el flower power; expuso a la luz los corazones vacíos bajo los cuerpos desnudos y puros de sus activistas. Destruyó la esperanza en la buena naturaleza del hombre, desdeñando al Capitolio como un aparato más de su salvajismo diabólico. Como todo artista que denuncia lo podrido, fue un odioso predicador en el desierto. Y sólo 40 años después, el gran público aplaudió su influencia con ojos vidriosos y llenos de espanto.

Este hombre falleció esta tarde a la edad de 71 años. El dolor de su partida es un reguero de pólvora que cruza la avenida Lexington. Su elegía suena hoy en todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario