1.9.13

Jorge y Sara

"Soy dirigente de tu lado más urgente,
Soy artesano de tu lado más humano [...]"
(A. Calamaro)

1.
Sara Stewart Brown llama a Jorge, “Lanata”, y Lanata llama a Sara, “Kiwi”. Ambos, además, se tratan de “usted”.

Stewart: Surgió como un código nuestro muy al principio de la relación y después quedó, aunque estuviera todo mal. Hubo un momento en que si nos peleábamos, salía el tuteo pero después no, ya no, y siempre nos tratamos de usted.

¿Me alcanzaría la sal, Kiwi? ¿Por qué?

Stewart: La historia es así: un abuelo de mi abuelo era ingeniero, hacía puentes y trabajó en Nueva Zelanda. Hay una islita al Sur que se llama Stewart por este antepasado y Lanata se puso a ver qué había ahí. Y había un pájaro llamado kiwi, feo, marrón, muy simpático, que no vuela. Desde entonces me llama así y los que me conocen desde entonces también.

2.
Stewart: A Lanata lo conozco cuando tengo 21, en 1996. Le fui a ofrecer hacer una adaptación de su novela “Historia de Teller” para teatro. No aceptó. Igual, él me encantaba. Lo escuchaba todas las noches por la radio en “Hora 25” (FM Rock & Pop), era imposible no enamorarse de él, todo fluía, me encantaba antes de verle la cara. Les había dicho a mis viejos que si el director de “Página 12” aparecía en “Hora clave” me avisaran porque no lo había visto, no lo podía guglear. La relación más seria se dio cuando ya estábamos en “Veintitrés” (en ese momento, “Veintiuno”). Él me tomó para hacer traducciones. Me llamó a través de su asistente que había empezado a salir con una amiga mía. Ya habíamos tenido un romance corto, hubo un stand-by y a partir de “Veintitrés”, volvimos hasta hoy.

Qué decidida. ¿No te inhibía?

Stewart: Es que estaba segura de que no tenía que ponerme en el lugar de la admiradora. Estaba claro que lo era pero me tenía que parar en otro lado. Pero no fue tan planeado, yo era chica, se dio muy natural. Me encantó siempre, me enamoró, regalán. A él le dio curiosidad, yo estaba pelada y usaba una gorrita de lana.

3.
¿Lanata es cariñoso?

Stewart: Más o menos. No es “físico” como yo, quiero decir, de abrazarte y buscar el contacto, es más verbal. Pero no lo rechaza tampoco, no tiene la iniciativa, no te va a cargosear, pero lo recibe. Bárbara es más como él y Lola como yo, es cuestión de carácter.

Catorce años, unos 30 centímetros y alrededor de 50 kilos más que vos. ¿Qué te sigue enamorando de Lanata?

Stewart: Él. Me sigue pasando. Hemos tenido épocas, buenas y malas, pero no te lo puedo explicar… No me concibo sin estar al lado de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario