1.9.13

6. Periodismo

En Buenos Aires pronto lo rodearon (a J. L. Borges) los jóvenes escritores argentinos que crearon una revista mural de una hoja, Prisma, que duró dos números (1921, 1922). Estos jóvenes salían por la noche con la hoja, brochas y tarros de engrudo. Empezaban por Santa Fe, desde la plaza San Martín hasta Callao, seguían hacia el sur por Entre Ríos y al llegar a la calle México doblaban a la izquierda hasta el número 564, sede de la Biblioteca Nacional. Pegaban un cartel cada diez metros a lo largo de cinco kilómetros. Acababan en una lechería de La Martona, compartiendo el desayuno con los obreros que iban a trabajar. Borges tomaba un submarino: ‘Una cosa misteriosa consistente en un vaso de leche con una barrita de chocolate adentro’.
Increíble. Estábamos repitiendo -sin saberlo- una jugada que otros muchachones (80 años atrás) también habían realizado.

Todo mi apoyo. Espero algún día animarme a participar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario