22.8.13

Entrevista con Eugene Hütz, pt. 2

Hay una frase en "We Rise Again" donde decís que "las fronteras son las cicatrices en la cara del planeta". ¿Alguna vez intentaste imaginar cómo sería un mundo sin fronteras?

Sí. Y no es muy difícil de imaginar. Definitivamente sería un mundo menos hostil. Porque la hostilidad viene de un continuo juicio de las formas y las figuras que son diferentes a vos. Es como, "esos tipos son más altos y más negritos", o esto, o lo otro, y así sucesivamente. Todos piensan que el 90 por ciento del poder mental de la gente se usa para juzgar lo que les rodea. De hecho, los políticos siempre quieren más de eso porque es demasiado fácil alimentar a la población con ideas inseguras como: "¿cómo voy a estar protegido de toda esa gente con diferentes identidades que está viniendo?" Todas esas son ideas inventadas que apoyan la separación...
Y la gente pregunta, "¿por qué tenés todos esos stickers en tu guitarra? ¿Para mostrar todo lo que viajás?" Y yo estoy como, "no, muestro todos estos stickers y banderas e identidades nacionales, es como una especie de confetti, nada más". Todos están puestos a pensar que hay una vasta, tremenda diferencia allá afuera, pero hay sólo una identidad alrededor del mundo; hay una sola nacionalidad: el ser humano.


También hablaste de cómo Pura Vida Conspiracy es acerca del potencial humano.

Sí. Absolutamente. Nuestra música busca siempre perseguir tu máximo potencial. Para mí, también eso explica por qué, por un lado, es bastante elaborada líricamente y, por otro lado, musicalmente física. Es acerca de todas las áreas en las que estoy interesado. Es acerca de la mente, acerca del alma y acerca del cuerpo.


¿Dirías que actuar en vivo es una experiencia catártica?

Siempre lo es. Es decir, es una parte enorme de nuestra banda. Es como una burbuja colectiva de energía que literalmente sucede cuando estamos detrás del escenario, como diez minutos antes del show. Está realmente en conjunto. Es una experiencia increíble; no podría imaginar mi vida sin eso. Una vez que nos metemos al escenario, la burbuja se expande y todos son bienvenidos en ella. Pero pienso que el poder de eso es quizás que, como un grupo de personas, como una banda, hemos progresado hasta un cierto punto en el que somos capaces de apagar nuestro mecanismo mental.
Vinimos de partes completamente distintas del mundo. Venimos de cinco continentes en nuestra formación. Y saltear esas diferencias y realmente percibirnos los unos a los otros como pura energía humana, creo que eso es el eje de la cuestión. Creo que eso es por lo que hemos sido capaces de ser una banda exitosa y superarnos por seis años, que es cuando la mayoría de las bandas se rompen. Ésa es la cuestión central, a eso se resume todo: simplemente apagar la máquina del juicio.

(entrevista original aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario