1.11.12

Metanoviembre

En el sentido de que en el ritmo frenético de los días no podemos olvidar cuándo estamos viviendo (y el hecho de que mientras más afuera del sistema queramos estar más adentro vamos a estar, en realidad) tendríamos que llamar sólo como señal de protesta a los meses con nombres distintos. Prodiciembre, metanoviembre, paraoctubre, periseptiembre; prefijos griegos, como tantas lenguas gustan; prefijos latinos, como yo mismo no prefiero; o prefijos inuits o rumanos según preferencia personal de cada uno de los hablantes o incluso prefijos a cada mes en un idioma inventado o decir los meses en un idioma inventado, vale decirlo ya, inventar otros meses; inventar incluso otros calendarios para hacernos olvidar de la marcha incesante de los calendarios que ya existen, para que nadie se entienda con nadie y para que todo el mundo quiera estipular una fecha en la que se haga nada porque será totalmente inútil planear en esta nuestra nueva concepción del tiempo (como correr y no como calendario) y que de las millares de formas variables como la marea en las cuales evocamos la vuelta de la luna o la milonga terrestre, nazca una sola percepción sostenible y pura: de que no tenemos más que un solo día, hoy, que es el único en el que el sol alumbra hasta que no alumbra y sigue siendo hoy indefinidamente, pero ahora mismo sólo no parece, cuando el sol tiene el capricho de comenzar a alumbrar de nuevo. Como decía la vieja Janis, "it's all the same fucking day, man".
De cualquier manera, y no es por ser antisistema (todo lo contrario, quiero ser el mejor estructuralista del mundo pero la gente no me reconoce ese derecho por ser un joven noventoso y malcriado), quisiera llamar con otro nombre a los meses en este blog, sólo para hacerles creer a los lectores que entraron en una dimensión paralela; pero no se puede. Si Blogger y la vida en sociedad nos permitieran tantas licencias, el mundo sería un caos y no nos quedaría más alternativa que disfrutar el día (en tanto nos habremos dado cuenta de lo arena que es: efímero y fugaz una vez en nuestras manos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario