28.11.12

La radio argentina con la atención que genuinamente se merece

"El himno nacional. Síntesis perfecta de un sentimiento...".

PATRIA:
me hace pensar en la "matria" de sábato, expuesta en sobre héroes y tumbas; ¿por qué 'patria', con 'p', idea-resabio de un patriarcado, basado en la figura masculina? ¿por qué no mejor 'matria', idea basada en la madre, que después de todo es la que nos gesta y la que nos protege? ojo, que estas son ideas de sábato y no mías; son las que me vienen a la cabeza (lo cual es, en alguna medida, una especie de acuerdo con ellas) cuando escucho la palabra 'patria', palabra de la que temo (junto con las otras dos subsiguientes) se convierta en 'significante vacío'. post-scriptum: quisiera tener el libro aquí para corroborar fuentes, pero desgraciadamente se lo robaron a un amigo en una playa en cuesta blanca, a cuarenta kilómetros de aquí.

INDEPENDENCIA:
y aquí la cosa se pone difícil con mi propio sentimiento patriótico (tan discutido, no obstante, por gente que ama a sus fronteras culturales pero no a su país como institución sistemática). Independencia suena a una calle que está en el centro de Córdoba, que divide las calles en dos nombres distintos; nada más que eso. es más, casi que esa calle siempre me sonó al nombre de la calle misma y hasta hace muy poco tiempo no la relacionaba con otro concepto que "la calle que divide las calles", sin tener en cuenta que en realidad la idea de 'independencia' es en efecto un concepto muy lindo que, además, hace meritorio vivir en una calle nombrada así, como alguna gente que conocí vive en esa calle. pero no pasa de eso. no me remite a san martín, no me remite a figuras históricas (por demás fosilizadas en libros de primaria) quizás porque no estoy en contacto permanente con la historia, como estoy en contacto permanente con la calle llamada Independencia.

AMOR:
¿de quién? ¿por dónde? ¿de qué organismo, en qué medidas, previsto por qué clase de políticas expresadas en qué códices legales? ¿recurso o insumo ilimitado en épocas de tan áspera desigualdad? ¿cómo estoy seguro
de que esto que usted dice
no es puro artilugio de su retórica, señor de la radio?
mire que es difícil reconocer y delimitar un fenómeno (que no sé siquiera si es un fenómeno, un epifenómeno, un sentimiento o un proceso fisiológico, o si es todo eso a la vez), como para que usted, señor inocente en su inspiración de entusiasta, venga a sugerirme de que voy a ser, por el hecho mero de pertenecer a un país de 40 millones de habitantes, partícipe de un amor que me aúna con todos; sobre todo dado el hecho de que conozco una ínfima parte de estos 40 millones de habitantes; y siendo que no soy ni walsh ni lío pecoraro, una ínfima parte de estos 40 millones de habitantes sabe realmente quién soy (y una porción todavía menor está en condiciones de amarme a pesar de eso).
señor radio: disculpe si quizás lo estoy pensando todavía muy centrado en mí mismo, pero esta propaganda que he escuchado de sus labios, transmitiéndose por la radio del plata en esta madrugada de miércoles, deja muchísimo que desear por estar impregnada de esa esencia rara que es la sospecha de que algo está haciendo hecho sin sinceridad o sin ganas. no deja de tener ese aire perverso de las propagandas patrióticas, llenas de nuevo de palabras que peligran ser eso que llaman "significantes vacíos"; es como esas especies al borde de la extinción, pero que mueren al multiplicarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario