11.11.12

El mapa y el territorio, pt. 2

Quiero no dejar de brindar sorpresas a mis lectores, que después de estos recesos van a ser muy pocos; espero captar su atención después del hiato, una vez que pase. Está decidido ya, y sigo decidido hasta fin de mes, que faltan 20 días para que termine el hiato del que estoy hablando.
Hasta ahora es el mes más productivo e interesante; paradójicamente a la clausura. No pienso particularmente en borrar alguna de las entradas que salieron "a la luz" como privadas; la verdad, no sé por qué no estoy aceptando visitas. Lo que es innegable es una libertad en el formato de escribir que no tenía hace mucho, pero que no podría decir que se veía limitada por el influjo de visitas. ¿O sí? es algo que nunca sabré. De cualquier manera estoy disfrutando escribir estas entradas, cambiar el formato a cada rato e incluso poner un título en chino.

Me distraje cantando otra cosa y ya no sé qué estaba escribiendo; no importa y no quiero releer para retomar el hilo de la conversación.
Charlie me dijo una vez "pero... ¡lo que más me gustaba de tu blog era su plena libertad!"
Las épocas cambian dicen, de manera tan perceptible que uno creería que es totalmente artificial. Así es el sistema que yo invento también: una serie de tópicas que van acá y otra serie de tópicas que no, y una serie de tópicas más que no abordo ni abordaría nunca. Este sistema quita libertades, como todos los sistemas, pero hace que las cosas marchen pa'delante y tengan un rumbo para ser productivas. El otro día pensaba si toda la gente pensaba igual que yo: de lo general a lo particular. Sin el mapa, no camino el territorio. Caminar el territorio para dibujar el mapa, cuando ya otros lo hicieron, me parece superfluo. No puede menos que molestarme la impracticidad de los escépticos esos, los de escritorio o SMN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario