7.10.12

Fisiología

soy el hombre que vive en esas cuevas pagas por hombres infelices que se afeitan las patillas según dicta su generación (la de los más fuertes)
escucho las cornetas de los fanáticos enfurecidos allá mirando un partido de fútbol de primera división
siento los puñetes de los adolescentes borrachos de vino y me pregunto si no serán todos el mismo aprovechando el ocaso mil veces siempre para intercambiarse moretones como de chicos se intercambiaban estampillas
soy el hombre infeliz más infeliz por el impuesto a las tabacaleras dispuesto a renunciar a todo por mi amor casi deportivo a arruinarme
soy el hombre insulso versado en olores diluidos a carbono, pelucas perfumadas de mujeres de modesto éxito laboral, ácaros inquietos de mesitas de café con dos sillas
soy quien riega las plantas de su propio balcón tres veces por semana y nunca cambia los cuadros de lugar para olvidar que están allí tan sonrientes
estoy solo
que alguien me ayude

No hay comentarios:

Publicar un comentario