16.9.12

Los chicos selva

1.

Recóndita, apacible y arropada por la inmensa selva amazónica del sur de Venezuela, la comunidad indígena yanomami Irotatheri recibe inesperadamente a un grupo de periodistas invitados por el gobierno para demostrar que no hay pruebas de una presunta masacre denunciada a fines de agosto.

Hace una semana, el gobierno desplegó el operativo militar 'Centinela' para investigar la supuesta masacre de unos 80 yanomami Irotatheri a manos de mineros ilegales brasileños, según denunció una organización aborígen y la ONG Survival International, que defiende los derechos de estas comunidades.

"No matanza, todo fino", explica en español un yanomami de una comunidad vecina tras conversar con un hombre cazador, que viajó con la comitiva para ejercer de traductor.



2.

Ni bien la comitiva sale del helicóptero, los indígenas, curiosos, dan pequeñas palmadas de bienvenida en el pecho a sus visitantes.

Algunas mujeres cubren los ojos de sus hijos en brazos cuando son fotografiadas para "evitar que pierdan su espíritu", explica el traductor.

Para la etno-lingüista Mari Claude Mattéi Muller es difícil saber si realmente ocurrió la matanza, puesto que sólo la cifra de 80 muertos le parece sospechosa. "Para los yanomami existen los números uno y dos, y todo lo superior lo llaman 'muchos'", sostiene, aunque señala que algunos de sus amigos en las comunidades le alertaron que "algo pasó", sin atreverse a confirmar nada.

Muller señala que los yanomami son un pueblo nómada, por lo que no se puede determinar si es la primera vez que Irotatheri es contactada por el mundo moderno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario