30.7.12

Marcos, sus aficiones


Éste es Marcos, poeta correntino lapidado por pervertido. Al parecer canaliza sus deseos sexuales escribiendo poemas informales que convierte en entradas de un blog prolijamente decoradas con fotos de adolescentes. Escribo esto con el propósito efímero de hacerlo conocido aunque sin ánimos de denunciar (es menester denunciar sus métodos, que ya otros hicieron trascender); es sin duda un tipo que sabe por diablo, no por viejo. Y hace; en el término más arcaico de la palabra¹. Como si fuera sacado de un cuento de Bukowski.
Esto es por difundir también las cosas inesperadas como si sumaran al entramado factual de nuestra vida, que al fin y al cabo es un relato poco menos que cultural. Entre las noticias que me llegan de la provincia madre, la de este tipo me interesó. No solamente porque canalice sus impulsos sexuales produciendo escritos que llaman la atención por su pulcritud y su originalidad, sino porque no mucha gente arriesga tanto por querer hacerlo²; mucho menos, los que denuncian sus fines además de sus medios. Algo así como Charles Manson. No lo apruebo, porque lo mío es vivir tratando de no hacer daño; simplemente me sorprendió ver creaciones surgidas de circunstancias desacostumbradamente oscuras.

http://quetepasamujer.blogspot.com.ar/2010/08/existe.html

___________________________
¹ "El término «ποίησις» significaba «hacer» en un sentido técnico, y se refería a todo trabajo artesanal. Consecuentemente, era un término que aludía a la actividad creativa en tanto actividad que otorga existencia a algo que hasta entonces no la tenía."


² Hablando con una amiga del tema, me dio a entender que no es del todo acertado juzgar a los enfermos (es una enfermedad desde el punto de vista psicológico) con los estándares de la gente "sana". Por lo tanto, no es correcto hablar de coraje y valor al arriesgarse por esta afición desviada, porque el enfermo no siente culpa y crea sus propias reglas. Esto, para la vida en sociedad, es perjudicial. Me dijo que, además, violó a una nena de nueve años, lo que hace al hecho mucho más grave de lo que pensaba cuando escribí esto y de hecho siento que debería borrar lo escrito. No lo voy a borrar para que se aprecie la profundidad de mi error, ahora que veo que el sujeto es capaz de más de que lo que expuse. No es correcto dejar, por azar, marcas casi indelebles a una nena. Llegamos a la prueba, aparentemente, de que el libertinaje absoluto no es para nada bueno, por lo que las más de las veces es necesario distinguirnos cambiando el más animal de nuestros impulsos por la más racional de nuestras vacilaciones. Me sumo al repudio a este personaje, pero sigo pensando que no es productivo querer molerlo a patadas sin arrojar luz en forma objetiva (todo acá quiso ser objetivo) sobre qué es lo que piensa y siente y por qué tuvo que ser así y no de otra forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario